Verdad

Todos la queremos,
la ansiamos sin saberlo.

Vieja y nueva,es eterna.
Atemporal toda Ella.
Arroja luz permanentemente
en el espacio y el tiempo.
En el mundo.

Ese mundo que no es tiniebla,
sino presa necia de toda ella.

Y Ella baja,se abaja.
Entre redes y barcas habla.
Se adapta.
No pierde nada
y a todos salva.

¿Cómo proclamarla
si el fondo no es oído
porque la forma cierra los oídos?

Ella es amable,engancha…
Una mirada,que comprende
y rescata.
Es un rostro,un rostro de Amor.

Colibrí

Llegaste brillando colibrí
adentrándote en un bosque,
para súbito salir
y volver a tierra norte.

Alzaste arriba tu mirada
al cruzarnos un momento,
desprovisto de palabras
que fue aquel primer encuentro.

Volaste muy cerca de mí
para apreciar yo tus colores,
que muy atractivos los vi,
¡irradiaban como soles!

Pedí luz,prudencia y más
para saber interpretar
a aquel colibrí sentado
dos,tres veces…A a mi lado.

Voces por carretera
incendian mi atención,
risas sentada a mi vera…
Mi corazón te miró.

Lindo y rápido tu cantar,
bien profunda tu mirada,
espontáneo tu volar…
Tu sencillez me cautivaba.

¡Siéntete halagada,sí!
¡Siéntete halagada!
¿En la esencia de mi asombro
acaso tengo que callar?

No quiero orgullos vanos,
ricos todos en vanidad.
Soy un libre mirlo blanco
que te dice la verdad.

De repente te escondiste
tras una invitación.
No había tiempo que perder…
¡Tan solo era un café!

Pequeña,¿Cuál es tu vuelo?
¿Con silencio vas al norte?
Te hice dos preguntas
y a una sólo me respondes…

No me puedo arrepentir
pues fue pura mi mirada,
que quiso descubrir
la magia de tu alma.

A pesar de mi timidez
desearía volver a verte,
que mis ojos miel otra vez
se encuentren con tus ojos verdes.

¡Siéntete halagada,sí!
¡Siéntete halagada!
¿En la esencia de mi asombro
acaso tengo que callar?

Lejos vuelas colibrí,
tus colores se disipan
pero tal vez todavía
de reojo tu me miras.

El mirlo con sus letras
hoy te quiere susurrar:
quizás pierdas a un galán…
Con alma de poeta.

Ansias de fusión

Aparece un sentir melancólico,
mientras paseo yo mismo conmigo.
En ocasiones se hace algo indómito
y esperando al futuro,suspiro.

Se asoma como inofensiva,
la inquietud que de pronto me invade.
El deseo de compartir vida,
para un buen rato viene a quedarse.

“No es bueno que el hombre esté solo”,
proclamó la gran Sabiduría.
Porque amar es la clave de todo,
vivir es sentir compañía.

Sublime es el fin de la amante,
excelso el don de la amada,
pues aquí se juntan dos almas,
cada una con sello de infante.

¿Acaso te conozco ya?
¿O ignoro cual lego tu ser?
¿Mis ojos te han podido ver?
¿O para verte tendré que esperar?

No sé quién eres tú
y me pregunto dónde estarás.
Es normal pensar mi mitad
y querer sentir plenitud.

Quiero todas tus penas mermar
y secar la lluvia de tus ojos.
Olvidarme de mí en el fondo
y tus alegrías multiplicar.

Pues amar es olvido de sí,
mente y corazón en el otro.
Con voluntad para siempre un sí,
al son de ilusión y alboroto.

Ahora tengo oportunidad,
de a mí mismo poder conocerme.
Desplegar mi autenticidad…
Pero intrigado por saber quién eres.

Ansío poder yo tomar
tu mano y mirarte a los ojos,
sentir ya la totalidad
y caminar compartiéndolo todo.

-¿A dónde vas tú,pequeñín?
Me dice Su Majestad desde arriba,
con tierna mirada y sonrisa:
-¿Estás listo ya para vivir?

No lo sé Mi Señor pero igual
toca ya conocer a ese mirlo,
soñado y para mí que has querido
desde toda la eternidad.

Voló desde un romero

¿Quién entiende el corazón del hombre?
Hoy es una noche triste para mi corazón,
oh,luna llena,acércate para aliviar mi dolor.

Pues dos pajarillos vivieron juntos mucho tiempo,
con encuentros y desencuentros,
entre las ramas de un romero.

…El piar de uno era amor para el otro.

Con el aliento de la tierra húmeda y en presencia de unas flores,
¡de las flores azul lila!
¡de tal arbusto tan augusto!
Los dos iban creciendo,
compartiendo cada día.

…El piar de uno no se oía sin el otro.

Cuantiosas vivencias tuvieron,
canciones juntos cantaron
alegrando las mañanas que vinieron y se fueron.

Cuando la humildad y la Misericordia se encontraron…
Uno mira al cielo,entre maderas y agujas verdes:
-¡Oh, mira!
¡Es el Rey!
¡El Astro Rey, corre, ven!

Y la luz del incombustible Sol, de repente los iluminó…

Plumas color pardo y alas inquietas y finas,
vestían los pajarillos…
¡Qué gran belleza tenían!

El libre albedrío y la Sabiduría se miran…

Y el segundo pajarillo,
en descubrir la luz del día,
batiendo las alas de prisa,
queriendo volar decía:
-¡Vuela conmigo! ¡Vuela conmigo!
¡Vamos, mitad mía!

Y aquel primero, en elevar los ojos al cielo, exclamó:
-Oh no, no es mi momento,
Te quiero, ¡Yo te quiero!
Por favor,dame tiempo…

El libre albedrío y la Sabiduría pactan…

-Ya ha pasado mucho tiempo,
dime algo, pues yo vuelo…
-Vuela tú,no me esperes,
pajarillo,yo te quiero.

Apenas fue futuro, el tan duro presente…

-Lejos oigo el piar, del pajarillo que fue mi mitad.
¡Oh, no! ¿Tan pronto marchas?
¡Oh, no! ¡Vuelas ya!
Con otro pajarillo, se lanzó ella a volar…

-¡Oh Dios!
¡qué dolor!
¡se ha ido ya!
¡mi mitad!

¡Oh, Creador!
¿Que pasó?
¡Cómo un rayo!
¡Tan fugaz!

Ya no está,
ya no está,
cuánto dueles,
soledad.

-¡Oh, ven! Preciada virtud,
virtud teologal,
¡Te necesito ya!

Porque su piar era amor,
está triste mi corazón.
Oh Rey, piadoso Rey,
confiaré, confiaré.

Hoy es una noche triste para mi corazón,
oh,luna llena, Madre buena, acércate para aliviar mi dolor.

La poesía

Inmediata realidad o mediata por metáfora,

palpita su ser con elegancia de palabras.

Busca corazones permeables y mentes bien atentas,

quiere dejar huella,asombro es lo que anhela.

Tiene su propia música y aires de filosofía,

capaz de encantar la vida…¡Que grande es la poesía!